¿Son los holandeses más de perro o de gato?

friends-1149841-1920

Definitivamente, los holandeses son de mascota. Una cosa que llama la atención de Países Bajos es el sumo respeto que absolutamente todos, autoridades incluidas, muestran por los perros, los gatos y demás miembros cuadrúpedos de la familia. Tanto es así que es muy común verlos en transportes públicos como el tranvía, bus, metro o trenes y entrando con sus dueños en los típicos cafés sin que nadie se moleste por ello. De hecho, salvo excepciones, está permitido el acceso con mascotas a tiendas, bares y cafeterías, por lo que podemos afirmar que ciudades como Ámsterdam son un paraíso para perros y gatos. 

Si tuviésemos que asignar un peludo al Estado naranja está claro que este “si es país para gatos”. Sabido es que, tanto Ámsterdam como otras ciudades neerlandesas, han tenido históricamente una plaga de ratones que propició el crecimiento de una población gatuna para mantener alejados a tan indeseables inquilinos. 

Pero no os vamos a engañar, una razón importante por la que se decantan por los gatos es el económico: depende de la ciudad, se paga un impuesto de 100€ de media al año por cada perro. Que los gatos estén exentos de este pago quizá favoreció un cariño especial hacia los felinos que actualmente se traduce en multitud de lugares únicos en el mundo dedicados a ellos… ¿quieres conocerlos?

Os dejamos los más curiosos:

El Poezenboot o Barco de los Gatos: En Ámsterdam existen cerca de 2500 casas-barco pero el “poezenboot” es la única en la que no viven personas… ¡está ocupada por una colonia de gatos! Una organización nacida hace varias décadas se ocupa del cuidado de todos aquellos que lo necesitan. Es posible visitarlo a cambio de una pequeña donación. Más información en su propia página web: https://depoezenboot.nl/en

El Kattencafekopjes o Café de los Gatos: En esta cafetería no sólo podrás disfrutar de un buen café con deliciosos dulces, sino que podrás estar rodeado de gatos durante dos horas. ¿Sólo dos horas? Si, la gran demanda ha obligado a este local a aceptar clientes bajo reserva y por un máximo de dos horas. Los gatos que aquí viven fueron rescatados de un asilo, por lo que deben estar contentos de tener tanta gente deseando acariciarlos… o no. Puedes reservar en este enlace: http://kattencafekopjes.nl/reserveren

El Kattenkabinet o Museo del Gato: Como suena, un museo dedicado enteramente a estos peludos. Incluye pinturas y esculturas cuyos protagonistas son siempre gatos. Completan la colección fotografías, posters y otros objetos relacionados. En su web se puede realizar un tour online: https://www.kattenkabinet.nl/

0 Me gusta.
0 No me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *